29-4-2015 soleunis720_print

¿Por qué es la atmósfera del Sol más caliente que su superficie?

El cohete sonda EUNIS de NASA examinó la luz del Sol en el área mostrada por la línea blanca (sobrepuesta sobre una imagen del Solar Dynamics Observatory de NASA) y luego separó la luz en varias longitudes de onda (como se muestra en las imágenes de líneas, o espectro, a la derecha y a la izquierda) para medir la temperatura del material observado en el Sol. Los espectros proporcionaron datos para explicar por qué la atmósfera del Sol es mucho más caliente que su superficie. Crédito: NASA/EUNIS/SDO.

 

La superficie del Sol está a 5730 ºC, pero su atmósfera está 300 veces más caliente. Éste ha sido un misterio desde hace mucho tiempo para aquéllos que estudian el Sol: ¿qué es lo que calienta la atmósfera hasta unas temperaturas tan extremas? Normalmente cuando te alejas de una fuente de calor el ambiente se hace más frío, pero hay claramente algún mecanismo en la atmósfera solar, la corona, que eleva las temperaturas.

Indicios claros sugieren ahora que el mecanismo de calentamiento depende de explosiones de calor regulares pero intermitentes, más que de un calentamiento gradual continuo. «Las explosiones son llamadas nanofulguraciones porque poseen una mil millonésima de la energía de una fulguración normal», afirma Jim Klimchuk, científico solar de NASA. «A pesar de ser diminutas para estar en el Sol, cada una contiene la potencia de una bomba de hidrógeno de 10 megatones. Millones de ellas explotan cada segundo por el Sol, calentando la corona de forma colectiva».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 
 
El 99 % de los procesos que observamos en la Tierra, tienen lugar gracias a la energía que nos llega del Sol. Esa energía se va transformando por diferentes mecanismos para llegar a convertirse, por ejemplo, en el pulular de una mariposa o en una sinfonía de Beethoven.